Bodas

 

Reportajes de boda. Juan Aunión

  • Reportaje de Boda de Belinda y David realizado por Juan Aunión, Badajoz, Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de R&R en Almería. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Tamara y Diego en Madrid. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Sheila y Daniel. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Lara e Ivan. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Carla y Alex. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Ana e Iñaki. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Guada y Roberto. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Elena y Javier. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Pedro y Jorge. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Angelines y Eduardo. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda Hotel Zurbarán. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Jisun y Rafael. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Raquel y Felipe. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Cristina y David. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Silvia y Manuel. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Natalia y Oscar. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Arina y Álvaro. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Ana y Fede. Reportaje realizado por Juan Aunión - Badajoz
  • Boda de Esther y Javi. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Ana y Fede. Reportaje realizado en la Catedral de Cáceres por Juan Aunión - Badajoz
  • Boda de Marta y Manolo. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de Maha y Juan. Fotografía natural hecha desde Extremadura
  • Boda de María y Luis. Fotografía natural hecha desde Extremadura

REPORTAJES COMPLETOS EN MI BLOG


¿Cuál es mi estilo de fotografía de bodas?

Mis reportajes de boda cuentan historias emocionantes. Fotografías naturales, artísticas y apasionadas. Miradas, sonrisas, gestos y detalles que hacen de tu gran día algo inolvidable, permaneciendo vivo en fotos artísticas y emocionantes.

Nunca me ciño a un sólo estilo fotográfico, porque en la misma boda puede que haya motivos para hacer fotografía de producto (como por ejemplo los zapatos de una novia), fotografía formal (como las fotos de grupo), streetstyle (como las fotos urbanas de pre-bodas), de paisaje, etc. No obstante, mi orientación estilística se decanta en su mayor parte hacia el fotoperiodismo en reportajes de boda.

¿En qué consiste el estilo de fotografía documental cuando hablamos de reportajes de boda?

Simplemente, una forma de acercarme a la pareja. Contar con imágenes su historia sin intervenir. Sin que la cámara esté presente.

Los novios y los invitados no miran a cámara, no posan, no actúan para mi. La boda se desarrollará sin mi intervención. Estaré allí tomando fotos, sin que os percatéis de mi presencia. A menos la mayor parte del tiempo.

Este género de fotografía para reportajes de boda tiene varias denominaciones. Yo le llamo fotografía documental, pero también se le llama fotoperiodismo de bodas o fotoreportaje documental de bodas. En la práctica no hay muchas diferencias entre estas tres variantes, aunque haya publicaciones del sector que distingan matices. Todo depende del grado de intervención del profesional tanto en la toma, como en la selección de fotografías.

Un fotógrafo documental entiende los reportajes de boda como una historia que hay que narrar a través de imágenes. Es un estilo muy directo que aunque suene a fácil, no lo es en absoluto.

Para lograr este objetivo y captarlo con naturalidad el fotógrafo documental debe ser extraordinariamente preciso, previsor y atento. Captar un instante y al tiempo lograr una composición y perfección técnica sólo se puede lograr con mucha experiencia, pericia y pasión por el oficio. La fotografía documental de bodas no es un estilo fácil.

¿Qué NO es fotografía documental de bodas?

Existen muchos fotógrafos que se califican a sí mismos como “fotógrafos de bodas documentales”, pero su página web está llena de imágenes dirigidas y preparadas. Es  un extraño sucedáneo de fotografía espontánea, esto no es fotoperiodismo de bodas. Preparar una escena para que parezca espontánea no es lo mismo que hacer fotografía espontánea de bodas.

Personalmente (en mi calidad de amigo de la pareja) han llegado a mis oídos cosas como…

– Novia: en la ceremonia no tuvimos que seguir las instrucciones del fotógrafo. Pero el resto del tiempo era como si fuéramos actores de película romántica…sólo hizo falta el “coooorten!”. Y mira que nos dijo veces “no miréis a la cámara”.

– Yo: ya, claro y como no miráis, quien vea vuestro reportaje se piensa que allí no había nadie haciendo las fotos, como si no se notara cuando una foto es robada y cuando ha sido preparada…a ver, que sois ingenieros de caminos, no actores de culebrón.

Un botón de muestra

Para mí, una imagen tiene que tener un contexto y contar una historia al espectador sin intervención del fotógrafo. Hay que esperar que algo ocurra y cuando ocurra estar preparado para componer una imagen potente y sencilla. ¿Qué tal un ejemplo?

Un fotógrafo tradicional de boda ¿qué hace? Suele quedarse en la puerta de la Iglesia y espera que los novios se besen bajo el arroz. En mi caso no tiene que suceder así. A mi me gusta captar la emoción de los invitados impacientes que esperan fuera quedándome dentro de la iglesia. Mientras que los novios permanecen de espalda recibiendo la avalancha de arroz y de emociones yo me quedo captando la alegría y el bullicio de los invitados.

Excepciones

Busco siempre momentos que me conmuevan desde los más hondo.  Me esfuerzo por capturar las emociones creando imágenes que transmitan esa energía de la forma más nítida y sencilla posible. No obstante, es inevitable hacer fotos formales, como las de los grupos.

También es cierto que hacer esto me quita tiempo, para ocuparme seguir captando momentos únicos, impidiendo dar continuidad a mi narración. Pero trato de mantener esto al mínimo. Demasiada fotografía tradicional rompe la cohesión del día y la oportunidad de explorar y fotografiar por completo la historia de cada boda.

La historia de cada boda está repleta de detalles, de microhistorias, de invitados, de objetos, de decoraciones, gestos que son únicos y exclusivos de tu celebración. ¿vas a pagar a alguien para que capte lo que se ve en todas las bodas o para que capte lo que a tu boda la hace única?

Una reflexión sobre los reportajes de boda

Te propongo una reflexión: después de hacer miles de gestiones, preparar el vestido y los zapatos, elegir el restaurante, probar la comida, ultimar la decoración y celebrar tu boda ¿qué es lo único que te quedará de aquellos momentos? Efectivamente, el reportaje fotográfico de tu boda. No es algo para dejarlo en manos de cualquiera a cualquier precio ¿verdad?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin