Mi historia sobre la boda de Tamara y Diego empezó una tarde de lluviosa de invierno en una chocolatería de Madrid y acabaría en un rincón pintoresco de la Comarca de la Vegas, Chinchón. Allí bebimos chocolate y aquí bebimos…ejem..de todo.

Alineación de planetas

Para que una pareja de Tielmes contactara con un fotógrafo de Badajoz se habían alineado varios planetas. Entre ellos destacan dos: el ser coincidente con mi estilo espontáneo y documental de bodas y el venir recomendada por mi pareja fetiche en Madrid, Elena y Javier.

Es una alegría y una enorme responsabilidad tratar a parejas que vienen recomendadas de otras parejas. Por consiguiente, en la boda de Tamara y Diego había que darlo todo y…..creo que Tielmes, Recoletos y Chinchón fueron testigos de ello.

Sentados aquella tarde de invierno con la que comencé mi relato, pude entender lo que realmente querían para su boda estos chicos. Pude conocerlos un poco y finalmente hacerme una idea de su larga historia de amor.

Corte inicial

Ya en la localización, mi primera parada fue en una peluquería de Tielmes. Cómodamente pertrechado con mi Fuji X100, me senté a departir con la mamá de Tamara y profesionales del estilismo. De pronto, en un abrir y cerrar de ojos, la novia se había quedado sin melena. En un rapto de valentía y originalidad Tamara había decidido, minutos antes de la ceremonia, ir a su boda de corto, de pelo corto. Más tarde, cuando todos se hicieron con la nueva e inesperada imagen de la novia pude capturar algunos detalles de la habitación y poco más. Había que irse en seguida al local de la ceremonia. El tiempo se había acabado y yo sin poder echarme una partida en el maquinón arcade de Diego, aaarrj!

Dos o tres tiernas palabras

No había muchos invitados, pero cada uno de ellos era esencial para Tamara. Con cada uno de ellos tuvo gestos de afecto y cercanía. Y esto lo demostró a lo largo de toda la celebración. Todas las lecturas estuvieron llenas de recuerdos, humor y emociones. Había mucho que contar, pues el noviazgo había sido de los largos y larga fue también la cola de los intervinientes. Nadie quería dejar de aportar su visión del camino recorrido. Sirva como muestra esta rosa tatuada, que revela en su piel un estremecimiento de emoción y en su discurso unas delicadas palabras.

Más allá del Jardín

Terminada la ceremonia, terminadas las cervezas y terminados los discursos tocaba desplazarnos al centro de Madrid. Todos directos al Jardín de Recoletos, justo al lado de la Biblioteca Nacional. ¿quién me diría a mi que con el paso de los años cambiaría mi carnet de investigador de la BN por una Canon 5d MII para enamorados casaderos?

Y era realmente un jardín, nada de sentido figurado. Pasamos la comida esquivando plantas, fuentes, arriates, farolas, sombrillas, etc. Lo único que no esquivamos, pues el calor era patente, fueron los ventiladores. Pues en ellos nos demoramos con gran deleite. Aún me estoy preguntando qué es lo que cantaban estos esforzados bailarines, porque no me enteré de nada. Éso sí, la coreografía la conocían todos a la perfección. Muy alta era la destreza y la coordinación de movimientos que nos regalaron los ejecutantes. En fin, por diversas razones les doy mi enhorabuena. De aquí en adelante pienso beber orujo a gañote antes de iniciar cualquier danza.

Chinchoneando

Acabadas las formalidades e informalidades del Jardín, nos desplazamos todos los valientes a Chinchón. Para la Boda de Tamara y Diego, no se había acabado la fiesta. Una enorme casa rural en el centro de la pintoresca localidad nos daba la bienvenida. Allí esperamos a la novia en la terraza, ya sin las apreturas de la etiqueta y el protocolo. Disfruté enormemente de la brisa y la panorámica de tejados árabes y muros encalados. Qué le vamos a hacer, soy muy rural yo.

Tras la fresca brisa, la cena y las copas ¿acabó la fiesta?, pues no. Dadas las 00.00h salimos en tropel la gente salerosa a peinar las calles de Chinchón. Creo que es la segunda vez que mi papel de profesional de la fotografía se desvanece  y se confunde con el de invitado de la fiesta de boda y participante activo. Finalmente, sin buscarlo hallamos un local de música en directo, y durante un momento mágico los músicos sólo tocaron para ellos. No fue un baile nupcial, no estaban vestidos de novios, no sonaba ningún vals vienés, pero en aquel momentos sólo existía en el mundo una pareja enamorada, una cámara y una canción de Bowie sonando en mi cabeza hablando de la soledad en la inmensa belleza del espacio.

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Boda de Tamara y Diego en Tielmes y Chinchón, Madrid. Juan Aunión Fotógrafo de Bodas. Cáceres y Badajoz

Agradecimientos a

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin