Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Aquí os dejo una selección de algunos momentos vividos en la boda de estos alburquerqueños de pro. Ana y Julián. Ellos son una pareja formada por maestros, cada uno en su área. Julián es un maestro de la restauración de vehículos. Ana, una guapa maestra de escuela. Contemos algo de la Boda de Ana y Julián

Como siempre digo a los novios en las entrevistas previas, una preboda asegura el éxito del 70% de las fotos que hagamos el gran día. Así pasó en efecto. Pude deambular a mi gusto por la casa, en parte gracias a la confianza que me había ganado en la sesión pre boda.

Oh que lujo! pasar desapercibido! Así pues capté momentos especiales, que de otro modo hubiera sido complicado captar para la boda de Ana y Julián.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Ambas familias viven en Alburquerque y bastante cerca una de otra. Así que pude desplazarme con facilidad. Captando ése sabor único de lo rural y de lo cercano que tienen las bodas en una pequeña localidad. La casa de Julián es enorme y está llena de estancias donde te podías perder.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz
Cuando por fin lo localicé empezó a vestirse. Primero las lentillas y luego el reloj de pulsera. Sin embargo, la cosa se quedó atascada por culpa de la pulsera del reloj. Algo se soltó en ella. Ni corto ni perezoso, el hermano de Julián cogió las herramientas y se fue a la cocina. Medio vestido de fino como estaba, pudo arreglarla. Todos colaboraban y daban su opinión, pero al final hubo solución a contrarreloj. El buen rollo se palpaba y hubo momentos de saludable risa en el patio.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Ya en casa de Ana y como se estaba poniendo la atmósfera de gris, me recibió un paragüero, por si la moscas. Todo estaba tranquilo y Ana a medio vestir. Pero paulatinamente fueron llegando familiares, niños, curiosos y demás espontáneos que pusieron la casa patas arriba. Personalmente, en estos casos, aproveché la coyuntura y me fui con los niños, con el gato y con el abuelo a seguir haciendo fotos de lo que allí se cocía. Todos estaban muy guapos, así, que cómo no aprovecharse.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz


La iglesia estaba atestada de amigos con ganas de pasárselo bien a pesar de que el día era húmedo y gris. No obstante, el buen rollo no se acababa fuera. Durante la celebración religiosa de la boda de Ana y Julián, el cura que les conocía, no paró de hacerles guiños y bromas. Julián, emocionado, me miraba con recelo, sabedor de que la cámara captaría también sus lágrimas. En consecuencia, me separé un momento para tomar panorámicas desde el coro, que por cierto, estaba abarrotado de sones rocieros a cargo de Duende Flamenco.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz
La salida hacia la Ermita de la Virgen de Carrión fue un espectáculo de gente y de motor. Conducido por el hermano de Ana, un antiguo Citroen Traction Avant, cubrió el recorrido serrano que nos separaba desde el pueblo. Aquel coche negro estaba tan reluciente que una de las primeras fotos que tomé en la ermita fue la familia de Julián reflejada en él, esperando que Ana saliera.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Exteriores en el interior

Ya llovía cuando salieron los novios, así que había que urdir un plan B para los exteriores. Pocos recursos había a priori. Sin embargo, la casa de Julián es enorme y guarda muchos tesoros, fruto de su tesón y buen hacer con la chapa y pintura. Además de una vieja VW, teníamos una estrella invitada, una Vespa restaurada del 78. Reluciente de un precioso color vino. Nos contemplaba en el garaje, deseosa de que le diéramos el protagonismo que se merecía. También hubo alguna tregua de la lluvia, que aprovechamos para fotografiar con el Castillo de Luna de fondo.


Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Una vez en los salones Machaco de Alburquerque, a salvo de la lluvia, siguió la fiesta. Quede escrito lo bien que me trataron allí, especialmente agradecido al hermano de Julián que veló en todo momento por mí para que no me faltara de nada. Como decía, aquello era realmente un fiesta y estaba tan a gusto que apenas noté que estaba trabajando. Jóvenes y mayores animaban el cotarro por igual y hasta el baile hubo sorpresas a cada rato.

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

Boda de Ana y Julián celebrada en Alburquerque, Badajoz. Reportaje realizado por Juan Aunión, fotógrafo de bodas de Badajoz

El espíritu de Michael en la boda de Ana y Julián

Normalmente, mis servicios acaban al final de la apertura del baile, Sin embargo, un niño de unos ocho años, vestido sospechosamente me iba a retener allí un rato más. Y es que el espíritu de Michael Jackson había visitado Alburquerque. Se apagaron las luces, se encendieron los focos y sonaron las primeras notas de Thriller. En el medio de la pista bailó como un poseso. Calcando con precisión asombrosa para su edad, varias coreografías del Rey del Pop…en fin, un final de fiesta espectacular.

Ana y Julián, gracias por vuestro trato, vuestro amabilidad, por la gran fiesta que disfruté y cómo no, por VUESTRA PASIÓN

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin